Observatori de l'ètica comunicativa

Y tú, ¿de quién eres?

Posted in La Sexta by Ètica UOC on Novembre 24, 2015

El pasado martes 17 de noviembre Albert Rivera, líder de Ciudadanos asistió a El Intermedio para charlar con Wyoming y contestar a las preguntas de Sandra Sabatés y el presentador. Ante la evidente evasiva del líder político a posicionarse sobre el debate que existe acerca de la retirada de los nombres franquistas de las calles y además con la tensión que comportaba que en tres días se harían celebraciones en España en honor a la muerte del caudillo, la entrevista se convirtió en un rifirrafe ideológico entre ambos. Según Wyoming: “Es triste servicio honrar la memoria de una víctima y querer vivir en la plaza del señor que lo mató”. Albert Rivera solo hacía que echar pelotas fuera y nombrar a Podemos y Ada Colau lo que enfada al presentador que centró sus preguntas en torno al referéndum en Cataluña y el mantenimiento de los símbolos franquistas (nombres de calles, plazas, monumentos, etc.). En resumen, de lo acontecido, distintos medios se hicieron eco, entre ellos, el Huffington Post.

Aquí, en este caso, El Intermedio mediante las ideologías de El Gran Wyoming ejerce de perro vigilante de la democracia (papel que se le supone a la prensa) y demuestra y recuerda la necesidad del llamado cuarto poder. Wyoming normalmente se muestra imparcial y pese a las atribuidas tendencias políticas que le atribuyen programas como Intereconomía o periodistas como Herman Tertsch actúa como ombudsman (defensor del pueblo) cuando es estrictamente necesario. Tal es su papel en la televisión y la información veraz que, entre sus numerosos premios, este mes de marzo pasado se alzó con el prestigioso Premio Internacional de Humor Gat Perich.

Cuando vemos situaciones de este tipo debemos recordar que el espacio deontológico debe situarse equidistante entre el ordenamiento público y el marco moral de la sociedad. También es cierto que la ética es indisociable de la política y que la televisión está acusada de buscar la anomia social. Wyoming quiere hacernos ver la realidad existente mediante una visión tridimensional del panorama político y es, por eso, que invita a personajes públicos y políticos de toda índole aunque, en situaciones excepcionales, no quiere dejar perder la oportunidad de mostrar sus prioridades y mediante su sabiduría quiere que el público tenga más herramientas para poder ir a votar con mayor información el próximo domingo 20 de diciembre. Él, después de tantos años, ya no rinde cuentas a nadie más que no sean sus espectadores y siempre, no olvidemos, guarda un as en la manga. Es difícil acusar a Wyoming con minusvalías adjetivas referentes al periodismo de rigor porque todos sabemos que su formación es de médico, comunicador y entertainer pero que no se considera periodista.

Para finalizar, parece que el share de El Intermedio alegra a unos y pone muy nerviosos a otros. Se ha convertido en algo que se podría llevar a debate. ¿Eres amigo o enemigo de Wyoming y su programa? Es cuando se enfrentan dos teorías que ya hemos estudiado en los apuntes. Por un lado, tenemos la teoría de usos y gratificaciones de Jay Blumbler. Por otro, evaluamos con lupa la teoría de la aguja hipodérmica de Harold Laswell.